Las 3 palabras que cambiaron la estrategia de las misiones, y por qué podríamos estar equivocados

Etnias no alcanzadas.

Puede que hayas oído hablar de ellas. En 1974, la estrategia de casi todas las organizaciones misioneras en Occidente cambió a causa de tres palabras griegas: panta ta ethne las cuales se encuentran con más renombre en Mateo 24:14 y 28:19:

Y este evangelio del reino será proclamado en todo el mundo como un testimonio para todas las naciones (pasin tois ethnesin), y luego llegará el fin. Vayan, pues, y hagan discípulos a todas las naciones (panta ta ethne), bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

En la Conferencia de Lausana en 1974, Ralph Winter y Donald MacGavern introdujeron el término «pueblos ocultos». Winter estimó que había más de 16,000 pueblos ocultos (luego el diría que eran 17.000) aislados de la obra misionera por barreras lingüísticas y culturales. Él desafió a los asistentes a pensar en el mundo no en términos de países, sino más bien miles de etnias distintas, llamadas «grupos étnicos». Winter eventualmente escribiría:

Con la frase «todas las naciones», Jesús no se refería en absoluto a países o estados-nación. La redacción que eligió (la palabra griega ethne), en cambio, señala a las etnias, los idiomas y las familias extensas que constituyen los pueblos de la tierra.

Y así se transformó el movimiento misionero moderno. Más recientemente, los ministerios de hombres como John Piper y David Platt han enfatizado la necesidad de llevar el evangelio a los pueblos no alcanzados, apelando en parte a panta ta ethne como fundamento teológico. La primacía estratégica posterior de llegar a cada grupo etnolingüístico ahora da forma a la empresa misionera evangélica global.

Junto con ese entendimiento viene la expectativa popular de que todos (cada uno) de estos grupos serán alcanzados con el evangelio (de alguna manera) antes del día final. Tal expectativa ha producido un mandato misionero particular de «terminar la tarea» identificando a cada grupo etnolingüístico y llevarle el evangelio. En esta interpretación, a menudo se dice que la iglesia introduce el reino o al menos elimina este obstáculo final antes del regreso de Cristo. Esta comprensión también ha provocado la necesidad de definir cuándo se llega a un grupo de personas. Un articulo reciente en Cristianity Today destacó algunas de las implicaciones de este enfoque para el trabajo de muchas organizaciones misioneras.

Creemos que la base teológica para esta interpretación predominante de panta ta ethne no tiene fundamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *